29 mayo, 2019 | Por

A lo largo de nuestra profesión, nos encontraremos con personas de distintos caracteres, gustos y creencias. Al estudiar el bachillerato en enfermería, te darás cuenta que no basta con las destrezas ni aptitudes generales de la carrera, además deberás desarrollar habilidades para tratar con pacientes difíciles. 

Cuando tratamos con personas complicadas o irracionales, nuestro cerebro activa el centro de respuesta al miedo, según la psicóloga Barbara Markway en  Psychology today. Pero como no todos reaccionan igual, ante una situación como ésta, Markway recomienda seguir una serie de técnicas o consejos que pueden ayudarte a tratar con gente ansiosa, agresiva o controladora; ya que los comportamientos de este tipo, no sólo dificultan sus propios tratamientos, sino que pueden poner en riesgo la seguridad de los profesionales de la enfermería. 

15 Tips para atender pacientes difíciles

1. Actitud tranquila o tranquilizadora.

Compórtate de manera relajada con una expresión verbal y corporal lenta, de manera tal que le transmitas calma al paciente. 

2. Suprime la actitud crítica.

Evita juzgar el comportamiento del paciente, no solo con las palabras, sino con la mirada y tu postura. Muestra respeto en todo momento, mantén una distancia física segura y sé empático, recuerda que el dolor puede llevarte a reaccionar de forma molesta. 
 

3. Mantén el control de la situación.

Sin asumir una postura arbitraria, muestra que sabes las reglas y que puedes controlar la situación sin mayor inconveniente. Cuida tu lenguaje corporal una vez más y no hagas un  contacto visual intenso, ya que el paciente lo puede asumir como una actitud ofensiva o desafiante.

4. Escucha activa.

Realiza preguntas, pon atención a lo que dice el paciente y aprende a leer las señales que está emitiendo. 

5.Muestra compasión.

Pero recuerda que en exceso puede hacer que se agrave la ansiedad del paciente. 

6. Explícale al paciente.

Dile que su comportamiento es normal o comprensible debido a la  situación en la que se encuentra, pero que no se hace bien alterarse. 

7. Acepta el motivo de enojo, cólera o molestia del paciente, aunque no estés de acuerdo. 

No discutas con la persona que estás atendiendo, recuerda ser empático y compasivo. 

8. Busca el motivo oculto de su comportamiento.

Pregúntate y analiza qué está tratando de evitar o ganar con su actitud. 

9. No hagas promesas que no puedes cumplir.

Hay ocasiones en que el paciente te pedirá que las cosas se hagan a su manera, pero decirle que sí, nada más para calmarlo, puede ocasionar problemas innecesarios, así que habla siempre con la verdad, a menos que se trate de una persona con un estado de salud delicado; en ese caso es mejor llamar al médico a cargo y pedir apoyo. 

10. Puedes hacerle saber al paciente que entiendes y respetas sus creencias, pero que no estás de acuerdo con ellas.

Recuerda hacerlo de forma respetuosa y alterar más al enfermo. 

11. No le des la razón totalmente, no lo trates como tonto.

Esto puede ocasionar que aumente el enojo o molestia del paciente. En ese momento, es muy probable que ni él mismo se comprenda. Mejor pídele que te explique qué siente o qué desea, para entenderlo mejor. 

12. Evita sonreír mucho y ni se te ocurra reírte.

Esto puede asumirse como burla u ofensa, pudiendo complicar aún más la situación. 

13. No te lo tomes personal.

No te pongas a la defensiva. Si haces esto, entrarás en un ciclo sin fin. El drama no va contigo, ni te están atacando a ti (pero si piensas que es así, pide ayuda de inmediato), muchas veces te encontrarás con situaciones similares. 

14. No digas “lo siento”.

Aunque tú seas el  motivo de su enojo, no lo eres de su comportamiento y su mala actitud. Es importante entender que actuar como víctima no te va a salvar y tampoco lo hará el asumir la culpa, mejor sé profesional. 

15. Deshazte de la tensión.

Después de superada la situación, conversa con alguien. Relájate. Da un paseo, sal a tomar agua o té, respira aire fresco y tómate un momento para ti. No dejes que se acumule el estrés en tu cuerpo. 

Existen muchas más cosas que puedes hacer, pero aquí resumimos las más elementales, sobre todo si estás en prácticas o estás por egresar. Recuerda también que en el sector salud, la vida de las personas está en juego y lidiar con las actitudes de los pacientes, es una parte más, igual de importante, en este trabajo. 

¡Si estás interesado en cursar un Bachillerato en enfermería, te invitamos a que formes parte del Instituto Tecnológico Roosevelt haciendo clic en el botón de abajo!

Agenda una cita