24 marzo, 2022 | Por

Si te gustaría estudiar la carrera de puericultura porque quieres ayudar a niños con capacidades especiales como el espectro autista, estás en el lugar indicado. 

Ya que con motivo de la celebración del día internacional del autismo, la cual se conmemora este 02 de abril, aquí conocerás cómo un técnico en puericultura es capaz de detectar esta condición e impulsar el aprendizaje de los niños que la padecen. 

¿Qué es el autismo?

Antes de explorar las diferentes técnicas con las que puedes apoyar a los niños autistas, comenzaremos por conocer qué es el autismo. 

Se trata de una afección neurológica y del desarrollo que puede ocasionar conflictos en la forma de comunicarse, relacionarse y comportarse de quienes la padecen. 

En la actualidad, esta condición forma parte del trastorno del espectro autista (TEA) , donde también se encuentran el trastorno desintegrativo infantil, el síndrome de Asperger y una forma no especificada de trastorno generalizado del desarrollo. 

¿Cómo una puericultora puede detectar el espectro autista?

El TEA se presenta desde la infancia y puede descubrirse a partir del primer año de vida del menor. 

Una puericultora puede detectarlo cuando trabaja en guarderías o jardines infantiles al prestar atención en comportamientos del niño, entre los que destacan: 

  • Interés exagerado por algo específico. 
  • Cuando el niño no hace caso al llamarlo por su nombre. 
  • Incomodidad excesiva por los cambios. 
  • Sensibilidad en exceso a la luz o el ruido. 
  • Aislamiento social. 
  • Poco o nulo contacto social de forma inconsciente. 
  • Resistirse a dar o recibir afecto. 
  • Se porta agresivo o se lastima. 
  • Ciertos estímulos pueden provocar ansiedad extrema. 
  • No escuchan a las personas sin hacerlo de forma intencional. 
  • Se les dificulta la lectura, escritura y las matemáticas. 
  • Cuando comparten lo que les gusta o quieren hacer, aunque no lo hacen de forma constante, señalan, en lugar de hablar. 
  • Hablan en un tono de voz muy alto o con voz musical o mecánica. 
  • De forma repentina se vuelven agresivos o introvertidos. 
  • Desarrollan el habla de forma tardía o retroceden en el aprendizaje que ya han tenido al formar enunciados. 
  • No expresa sus emociones ni sentimientos y tampoco es consciente de las de los demás. 
  • Realiza comportamientos repetitivos como girar o balancearse. 
  • No le gustan ni participa en  los juegos de imitación o simulación. 
  • Posee problemas de coordinación. 
  • Prefiere comer solo ciertos alimentos como los que tienen algún tipo de textura. 
  • Se obsesionan con los detalles de un objeto, como el movimiento de las ruedas de un carrito de juguete. 

¿Cómo trabajar con niños con autismo? 

Es importante que una vez que se detecte algún tipo de comportamiento que pueda indicar autismo se les comunique a los padres de familia o tutores para que se confirme el diagnóstico con un neurólogo y psicólogo. De forma que se les siga brindando atención médica. 

La labor de la puericultora cuando trabaja como educadora o maestra de niños con autismo, consiste en: 

  • Implementar el método ARASAAC (Sistema Aumentativo y Alternativo de Comunicación): el cual promueve el uso de pictogramas e imágenes para estimular el aprendizaje del alfabeto, la formación de palabras y la comunicación mediante actividades didácticas. 
  • Utilizar el método Teacch: donde se busca integrar al niño con la sociedad a través de actividades como: el uso de gestos y de pictogramas sensoriales. 
  • Emplear actividades musicales para percibir los sonidos sin que sean una molestía, mostrar videos y percibir las emociones a través de las sensaciones que producen los instrumentos musicales. 
  • Tratar la motricidad fina (movimientos que requieren de precisión) y gruesa (mover los músculos del cuerpo de forma coordinada y mantener el equilibrio): mediante la pintura, el baile, el trazo, botar la pelota, saltar la cuerda, etc. 
  • Comunicarles a los padres de familia y niños con antelación los planes de trabajo para trabajar la ansiedad por nuevas actividades. 
  • Realizar trabajos de mesa repetitivos. 
  • Enseñar a manejar la ansiedad a través de ejercicios de respiración, crear rutinas y mostrarles diferentes técnicas para expresar sus emociones. 
  • Dedicar tiempo a conocer a sus alumnos e impulsar sus talentos. 
  • Conoce la importancia del valor del servicio al atender y ayudar a los niños para impulsar su sano crecimiento, aprendizaje y desarrollo. 

La carrera de puericultura posee diferentes áreas en las que puedes trabajar, ya que al estudiarla aprenderás no solo estrategias para atender a niños que requieren de educación especial, sino planes integrales para cuidar e impulsar el desarrollo del menor y una educación con base en valores. 

Todo esto lo puedes aprender al estudiar el bachillerato tecnológico en puericultura en dos o tres años en el Instituto Tecnológico Roosevelt. 

Agenda una cita